bicho raro
¡Soy un bicho raro! y yo tan contenta
7 diciembre, 2016
obesidad
La obesidad es algo más que estética
12 enero, 2017
Volver al blog

Mi primer Colacao, alimentos para niños y sociedades científicas

Mi primer Colacao

Sé que es Navidad y que a lo mejor esperabas una entrada relacionada con estas fechas, contándote cómo no engordar en estos días, o algunas recetas, pero eso ya lo he hecho aquí y aquí.

Hoy quiero hablarte de algo que desde mi punto de vista es mucho más importante que esos kilitos de más que podamos cogen en Navidad, y es de la salud de los niños y niñas y de cómo muchas sociedades se venden a la industria y avalan productos basura.

¿Y a qué viene esto ahora?

Pues no sé si habrás visto en estos días el revuelo que se ha formado en redes sociales con un nuevo producto que ha salido al mercado: Mi primer Colacao.

Muchos compañeros ya han hablado de esto, posiblemente mejor que yo. Pero es un tema tan importante que creo que cuantos más profesionales demos nuestra opinión y a más personas lleguemos mejor. Así que vamos allá.

Resulta que, no contentos con sacar todo tipo de Colacao para llegar a todos los públicos, ahora estos señores han decidido que, como muchos padres ya se están enterando de que Colacao es “azúcar pintado de marrón” como diría Aitor Sánchez, pues han visto que tenían que hacer algo para que volvieran a darle Colacao a los niños en la leche. ¿Y qué han hecho para conseguirlo? Pues sacar un “nuevo” producto, Mi primer Colacao, al que le han reducido un poquito la cantidad de azúcar y le han añadido algunas vitaminas y minerales, y lo están vendiendo como “El Colacao adaptado a las necesidades nutricionales de los niños de 3 a 5 años”.

¿Adaptado a las necesidades nutricionales de los niños? ¿En serio? ¿Hartarse de azúcar es lo que necesitan los niños? ¡Venga ya! Dejad de vendernos el cuento de que os preocupáis por la salud de la gente. Lo único que os preocupa es que vuestros productos se vendan y forraros a costa de engañar a la gente y jugar con su salud.

Pero si esto es grave, lo que más me enfada y preocupa no es que nos engañe la industria alimentaria, que a fin de cuentas lo único que quieren es vender. Lo peor de esto es quien ha colaborado y recomienda el consumo de “Mi primer Colacao” a diario…la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), que se han quedado tan anchos colaborando en la elaboración y aconsejando su consumo.

¿Por qué lo hacen? ¿Quizá es que este producto no sea tan malo? Mucho me temo que más bien se debe a algún tipo de recompensa que han tenido que tener… Poderoso caballero es don dinero ¿verdad?

En serio, no entiendo cómo este tipo de sociedades pueden venderse de esta forma. No sé cómo no se les cae la cara de vergüenza aconsejando un producto que saben que no es recomendable para los niños, sino más bien lo contrario. ¿Cómo este tipo de sociedades, que representan a grandes colectivos de profesionales, son capaces de hacer estas barbaridades y después venderle a sus socios que su objetivo es velar por la salud de la población? No lo entiendo.

Y lo que más me cabrea es que por desgracia no es la primera vez que sacan un producto basura para niños y que sociedades o colectivos de profesionales sanitarios lo avalan y recomiendan, y mucho me temo que no será la última. Ya hemos pasado por “Mi primer danone”, lleno de azúcar, “Puleva peques”, vendida como leche necesaria a partir del año de edad, llena también de azúcar, la gama de productos de Hero Supernanos, que venden Crema de cacao y avellanas, barritas de cereales y natillas recomendado para niños a partir de los 3 años, todo lleno de azúcar y grasa de palma, o las famosas galletas Dinosaurus, avaladas hasta hace nada por la Asociación Española de Pediatría. Mejor no sigo que no acabamos.

Estoy bastante cansada de encontrarme este tipo de alimentos cada dos por tres y de que nos hagan creer que son necesarios para los niños y que los han elaborado especialmente para ellos, adaptados a sus necesidades.

Un niño tiene que comer igual que un adulto. El único alimento adaptado especialmente para los niños es la leche materna. Bueno, y las fórmulas lácteas para cuando la madre por algún motivo decide no amamantar al bebé. El resto de alimentos no tienen que ser “especialmente adaptados” para niños, porque los niños no tienen que comer diferente a sus padres.

Ya sabes que a partir de los 6 meses de edad hay que ir introduciendo la alimentación complementaria, pero esta debe basarse en alimentos de verdad, que como ya sabrás se pueden dar incluso en trocitos, no es necesario triturarlos. Verduras, frutas, cereales integrales, carnes y pescados, frutos secos. Esos son los alimentos realmente necesarios para los niños, no las porquerías que intentan vendernos como que son “lo mejor para ellos”.

Todos estos productos tienen una gran cantidad de azúcar y grasas malas, y además hacen que los niños se acostumbren a este tipo de sabores y después rechacen los alimentos de verdad. Dime tú cómo le das a un niño leche sola después de acostumbrarlo al Colacao. Y te lo dice una que se crió con Colacao y ahora es incapaz de tomar leche sola (eso sí, he cambiado el Colacao por Cacao puro en polvo).

Ya basta de engañarnos con estos alimentos y ya basta de sociedades avalando y recomendando el consumo de basura de este tipo.

Por favor, no te creas nada de los que intenten venderte alimentos “adaptados especialmente para los más pequeños de la casa”. Aunque veas un sello de “Avalado por…”. Aprende a ser crítico con estos productos y hazle el mayor regalo que se puede hacer a tus hijos: Alimentarlos de forma saludable para que el día de mañana sean adultos sanos.

Con esto me despido hasta después de Navidad.

Mientras, quiero desearte que pases una Feliz Navidad, que la disfrutes muchísimo con todos tus seres queridos.

Feliz Navidad

¡Felices Fiestas!

Guardar

Guardar

Guardar

 

2 Comments

  1. Jose dice:

    Hola Irina, un saludo para empezar.
    Veo que esta entrada es un poco antigua, no obstante me ha aparecido bien posicionada en google, y dado que eres nutricionista, y hablas del tema, quería hacerte una consulta respecto al mismo.
    Tengo una controversia en casa. Tenemos una niña de casi dos años. Sigue tomando el pecho, aunque mi mujer quiere que lo vaya soltando para poder dormir más. El problema es que la niña nunca ha aceptado los biberones, y escasamente come productos lácteos como yogurt o queso.
    Quiero preguntarte en qué medida es desaconsejable agregar un poco de colacao a la leche para que la niña la consuma. Entiendo que el colacao y similares tienen un alto contenido en azúcar, y es por ello desaconsejable por cuestiones de diabetes, picaduras de dientes y hábitos de consumo… pero en casos extremos en que la niña no acepta la leche, realmente es tan descabellado agregarle un poco de colacao?
    Existe realmente alguna evidencia científica determinante que demuestre que ese contenido en azucar (no sé realmente cuál es el contenido de una cucharada), digamos ingerida una vez al día, desencadene un mal hábito, sea perjudicial para la niña y por ello sea totalmente desaconsejable? Te agradezco de antemano la atención. Un saludo

     
    • Irina Casablanca dice:

      Buenos días Jose.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Desgraciadamente, aunque la entrada tenga unos años el contenido de la misma no está desfasado, ya que siguen ocurriendo estas cosas.

      En cuanto a tu pregunta, varias cosas:
      – Con 2 añitos el biberón no es necesario, puede beber en vaso perfectamente (sé que no es la pregunta, pero quería hacer la aclaración por si acaso :))
      – No es imprescindible que tome lácteos si por cualquier motivo no le gustan. Los nutrientes que le aportan los lácteos se encuentran en otros alimentos, por lo que no debéis preocuparos si no toma leche.
      – Mi recomendación es que no la acostumbréis al sabor del colacao simplemente para conseguir que tome lácteos. Como te comento, no son imprescindibles si se cubren los nutrientes con otros alimentos y el tomar colacao tiene más inconvenientes que el beneficio que podáis conseguir. Para que te hagas una idea, el 75% del colacao, nesquick y similares es azúcar, por lo que es una cantidad muy importante. El mayor problema, además de caries, posibilidad de diabetes, etc., es que el consumo de azúcar también está relacionado con el aumento de peso con todas las patologías asociadas que esto implica (hipercolesterolemia, hipertensión arterial, problemas intestinales…), además de que si se acostumbra a un sabor dulce es más probable que rechace ciertos alimentos y que tenga mayor apetencia por alimentos azucarados.
      – Otro problema del colcacao es el cacao en sí, que es estimulante (como el café, aunque no en tanta cantidad por supuesto). Por eso no está recomendado en los niños.

      Si es lo único de azúcar que toma al día, bueno, podría pasar. Pero en general solemos tomar azúcar en exceso, y más los niños.
      Así que si lo hacéis simplemente para que tome leche, yo no lo recomendaría. Pero bueno, esto es ya criterio de cada uno 🙂

      Espero haberte ayudado.
      Un saludo y gracias de nuevo 🙂

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza Cookies para su correcto funcionamiento y recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Puede configurar, rechazar las cookies, u obtener más información .   
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: