4 dichos populares sobre alimentación que todos hemos escuchado

Camilina té verde
Camilina para adelgazar: Mismo perro con distinto collar
28 abril, 2016
no necesitamos azúcar
No necesitas azúcar para vivir…ni tus hijos tampoco
12 mayo, 2016
Volver al blog

4 dichos populares sobre alimentación que todos hemos escuchado

dichos populares nutrición

En España tenemos muchos refranes y dichos populares, y ya si de alimentación se trata ni te cuento.

Me doy cuenta a diario que algunos de estos dichos y creencias populares están muy presentes y que muchas personas intentan cumplirlos al pie de la letra, sin cuestionarse si son ciertos o no. Incluso hay algunos que cuando le explicas a una persona cómo debe alimentarse te sueltan el dicho así gratuitamente y te das cuenta de que no han entendido nada, porque están tan arraigados en nuestra cultura que da igual si llevas una hora explicándoles el plato saludable de los alimentos, terminarán haciéndole más caso al dicho que a ti como profesional de la nutrición.

Vamos a ver algunos de estos dichos populares.

«Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo»

Que levante la mano quien no lo ha escuchado alguna vez. Yo muchas. De hecho he escuchado a algunos médicos decirlo a sus pacientes.

Este dicho se basa en la creencia de que a medida que pasa el día los alimentos no se gastan igual, siendo este gasto menor a últimas horas de la noche, ya que nos quedan menos horas “para movernos” y por tanto todo lo que comamos se almacenará.

Obviamente esto no es cierto, ya que nuestra alimentación no depende de la hora del día en la que estemos.

La nutrición humana es algo muy complejo donde intervienen muchos factores, como horas de sueño, trabajo, actividad física, horario laboral…Por eso, como ya he dicho muchas veces, en nutrición cada persona es un mundo, porque cada uno tiene unos hábitos de vida distintos ¿o tú haces lo mismo que tu vecina de arriba? ¿o lo mismo que tu pareja, padres o hermanos con los que vives en la misma casa?

Por eso no todos debemos alimentarnos igual. Te pongo un ejemplo muy claro: Una persona que trabaja por las mañanas en una oficina y que a última hora de la tarde se va a correr durante hora y media necesitará mayor energía a medio día, en la merienda y en la cena cuando vuelva de correr, mientras que por la mañana va a estar sentada y por tanto no necesitará comer tanta cantidad. ¿Le damos un buen bocadillo con jamón, tomate y queso por la mañana para desayunar y por la noche una pieza de fruta en la cena? Yo creo que no ¿verdad?

Por tanto, no debes hartarte de comer por la mañana y por la noche no cenar, debes adaptar tu alimentación a tu ritmo de vida, y si no lo consigues puedes pedirnos ayuda a los profesionales de la nutrición para que te ayudemos a planificar tus comidas de forma ordenada y adaptada a ti.

«El desayuno es la comida más importante del día»

Esta creencia está un poco relacionada con la anterior, ya que como “el desayuno es la comida más importante” debemos comer bien y en grandes cantidades ¿no? Pues no.

El desayuno es una comida más del día como ya te he explicado en la anterior creencia, y debe adaptarse a los hábitos de vida de cada persona.

Además, de nada sirve que cuidemos mucho nuestro desayuno si después a lo largo del día comemos mal. Si por la mañana desayunas fruta, con leche y frutos secos pero a medio día comes patatas fritas con chorizo y bacon y por la noche una hamburguesa con patatas fritas y nuggets de pollo me da igual lo sano que haya sido tu desayuno, no sabes alimentarte bien y tu desayuno poco arregla el desastre del resto del día.

Por otro lado, nos encontramos el típico caso de que como el desayuno es tan importante no podemos dejar que los niños se vayan a clase sin desayunar, así que le preparo una buena taza de leche con Colacao o Nesquick, su cucharada de azúcar y sus cereales de desayuno, esos tan ricos con chocolate que le gustan. Vamos, que terminas dándole al niño leche + azúcar + azúcar + azúcar. Que no puede irse sin desayunar ¿verdad? Pues para esto mejor que no desayune, sinceramente.

El desayuno no es la comida más importante del día, es una comida más en la que podemos incluir alimentos muy saludables. Y que conste que yo soy fiel defensora del desayuno, pero siempre que sea un desayuno saludable.

«En el embarazo hay que comer por dos»

Venga va, mamis del mundo, decidme que no os la han dicho nunca…Yo cada vez que estoy cerca de una embarazada escucho a alguien que la dice.

Pues sí, mami, come por dos, que verás cómo engordáis por dos, tú y tu bebé.

Es cierto que a medida que avanza el embarazo hay que aumentar un poquito la ingesta de la embarazada, pero estamos hablando de unas 300-400kcal más al día, no del doble. Además, este aumento de energía no debe ser a cualquier costa, sino a base de alimentos saludables, igual que debe ser el resto de la alimentación.

Se ha visto que los niños de madres que han cogido mucho peso en el embarazo tienen más probabilidad de desarrollar enfermedades como obesidad o diabetes.

Una embarazada no tiene que comer por dos, tiene que cuidarse por dos. Tiene que cuidarse ella y cuidar a su futuro bebé, por lo que debe mantener una alimentación saludable para que el bebé reciba todos los nutrientes que necesita para su correcto crecimiento.

Así que ya sabes, si estás embarazada ya sabes qué contestar cuando te suelten la frasecita, y si eres tú quien la dices, cámbiala por: “Ahora tienes que cuidarte por dos”.

«Se puede comer de todo en plato pequeño»

¡Bravo! Seguro que es la frase favorita de la industria alimentaria (¿habrán pensado en atribuirse derechos de autor?). Entre esta y la de “no hay alimentos buenos ni malos” tienen el cupo de tonterías cubierto.

Con esta frase volvemos a la creencia de “engordas porque comes más de lo que gastas”. Y viene genial para escurrir el bulto y culpar del sobrepeso y la obesidad a la persona que la padece, como siempre.

Según esta frase, podemos comer de todo pero sin abusar. Pero ¿qué es abusar? ¿todo lo que conocemos como alimentos (que muchos no lo son) se puede comer?

No. No necesitamos que el plato sea pequeño si contiene frutas y verduras, que sea todo lo grande que quiera. No necesitamos el plato pequeño si comemos alimentos saludables. Y si los alimentos que estamos consumiendo no son saludables tampoco lo necesitamos, porque como no debemos consumirlos no hay que ponerlos en ningún plato.

No nos engañemos, sí hay alimentos buenos y malos. ¿O me van a decir que es lo mismo la lechuga que las patatas fritas de bolsa? por ejemplo.

Hay alimentos que debemos moderar su consumo, otros que no debemos consumir y otros de los que podemos comer todo lo que queramos, así que el dicho del plato pequeño que se lo cuenten a otros.

¿Conocías estos dichos? ¿Qué otros conoces relacionados con la alimentación?

¡Hasta la próxima!

Guardar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: