navidad
9+1 consejos para sobrevivir a la Navidad
10 diciembre, 2015
leche
Leche: ¿entera o desnatada?
24 diciembre, 2015
Volver al blog

Basura nutricional en internet: no te la creas

internet

Esta semana no iba a hablarte sobre esto. Iba a hablar sobre los lácteos enteros y desnatados. Pero debido a las fechas en las que estamos, que la gente hace cualquier cosa para mantener su peso en navidad, y debido a una serie de recomendaciones que estoy leyendo últimamente en Facebook y otras redes sociales, he decidido hablaros de qué debemos creernos y qué no sobre alimentación y nutrición de lo que leemos en internet y en las redes sociales.

Antes de comenzar quiero pedirte disculpas si en algún momento ves que pierdo un poco las formas en esta entrada, pero este es un tema que realmente me cabrea y molesta, ya que cuando cualquier persona habla de nutrición y alimentación sin saber en redes sociales o páginas de internet sin pensar que puede estar llegando a un grupo de personas enorme no es consciente de lo mala que puede ser esta información para las personas que la estén leyendo.

Hay infinidad de páginas en internet que se dedican a hablar sobre alimentación y dar consejos de nutrición, y los lectores nos encontramos con mucha información que no sabemos si es cierta o no.

Ante esta situación, los que tenemos formación sobre nutrición sabemos distinguir entre información de calidad y la que no es más que basura que determinadas personas se dedican a publicar. Pero el resto de la población que no tiene esta formación puede creerse toda esta basura que se lee en internet y que en muchas ocasiones puede ser perjudicial si la creen y la llevan a cabo, ya que pueden pasar por alto las recomendaciones de los verdaderos profesionales, tanto de la nutrición como sanitarios en general, porque estas recomendaciones a veces llegan a recomendar tonterías tan grandes como beber agua en ayunas para curar enfermedades.

También me encuentro recomendaciones que hacen que toda la educación nutricional que dietistas-nutricionistas y técnicos superiores en dietética hacemos termine en el cubo de la basura, porque mientras nosotros intentamos concienciar de que hay ciertos alimentos que no deben consumirse porque no son saludables y existen alternativas mejores, otras personas se dedican a decir que es un mito que no puedan consumirse y se atreven a recomendar su consumo de vez en cuando. Y no, no hablo esta vez de la industria alimentaria, que ya sabemos todos que no debemos creernos ni la mitad de lo que dice. Hablo de páginas webs, páginas de Facebook o Twitter o perfiles personales en las redes sociales. A eso me refiero.

Por todo esto quiero pediros un favor a los que podáis leer esta entrada:

A los que hablan de nutrición sin ser dietistas-nutricionistas o técnicos superiores en dietética:

Ya está bien de hablar de lo que no sabéis. Confundís a la población ya que os leen y muchas personas se creen lo que decís, aunque sean mitos e información basura.

El hecho de tener otras profesiones sanitarias, tener un gimnasio o ni siquiera eso, simplemente el hecho de preocuparos por vuestra alimentación (que por cierto, si seguís vuestros propios consejos vais por mal camino para mejorarla) no os da derecho a hablar de alimentación y nutrición como si fueseis profesionales.

Yo (ni ninguno de mis compañeros de profesión) no hablo de deporte más allá de lo que he aprendido con mis estudios, no hablo de medicina, no receto fármacos, ni hago terapia a personas con problemas psicológicos. Tampoco hablo de cómo ha caído la bolsa o de si el anticiclón que entra por el este peninsular va a dejarnos días soleados. Son sólo ejemplos, pero quiero que entendáis lo que quiero decir:

No soy médico, entrenador físico (que por cierto, el hecho de tener un gimnasio tampoco te hace entrenador físico si no has estudiado para ello, dicho sea de paso), psicólogo, economista o meteorólogo, por eso no hablo de estos temas.

Os pido por favor que no habléis de nutrición si no sois dietistas-nutricionistas o técnicos superiores en dietética.

El hecho de comer todos los días no os hace expertos en nutrición, igual que a mí el hecho de mirar por la ventana a ver si llueve no me hace meteoróloga.

Espero que os entre en la cabeza que estáis jugando con la salud de las personas, y eso no es ninguna tontería ni algo a tomar a la ligera.

Al resto de personas, que os preocupáis por vuestra alimentación:

No os creáis todo lo que leéis en internet o las redes sociales. De lo que se habla sobre nutrición en internet la mitad de la cuarta parte es información veraz y de calidad, el resto es solo basura: mitos e información falsa dada por personas sin formación ninguna.

Esto no quiere decir que lo que digamos los profesionales de la nutrición lo creáis como la verdad absoluta. Nosotros también podemos equivocarnos o tener distintos puntos de vista sobre un tema determinado. Además la ciencia avanza a diario, y quizá recomendaciones que antes se daban ahora se han estudiado y se ha comprobado científicamente que no eran del todo ciertas.

Leed mucho y contrastas la información que obtenéis. Mirad de donde viene esa información y quien la da.

Generalmente los dietistas-nutricionistas y los técnicos superiores en dietética “firmamos” nuestra información, es decir, nosotros damos la cara cuando hablamos de algo y lo que leáis que está escrito por nosotros tendrá nuestro nombre y nuestra profesión por algún lado. Yo por ejemplo no hablo de nutrición en mis perfiles personales, para eso tengo este blog y mis páginas profesionales en las redes sociales, y si leéis algo en estos sitios sabéis que lo he escrito yo, como profesional de la nutrición.

Pero las personas que hablan de nutrición en perfiles personales de Facebook u otras redes sociales, o escriben artículos en blogs y revistas que no sabéis quien los ha escrito generalmente no son muy de fiar.

Hay grandes profesionales de la nutrición en este país que escriben sobre nutrición y cuya información sí es de fiar, como pueden ser Juan Revenga, Julio Basulto o Aitor Sánchez entre otros muchos que no puedo poner porque sería demasiado largo.

Si nos tenéis a vuestro alcance, ¿por qué os fiais de lo que hablan personas sin ninguna formación en nutrición?

Por eso os vuelvo a pedir, como otras muchas veces que leáis mucho y desconfiéis de todo. Comprobad que lo que estáis leyendo o escuchando (porque no hay que olvidarse que todo lo que sale en televisión o lo que se habla en las cenas y comidas que todos tendremos ahora es tan desconfiable como internet) es real.

Preguntadnos: Los profesionales de la nutrición estamos para resolver vuestras dudas. No dudéis en contactar conmigo si os puedo ayudar, porque lo haré encantada. Y estoy segura que otros muchos profesionales de la nutrición os dirán lo mismo

 

Espero que esta entrada sirva para algo, tanto para que los que escribís sin saber dejéis de hacerlo como para todos los que lo leéis os deis cuenta de que no todo lo que leemos en internet es real.

Y de nuevo pedirte disculpas si mi tono en esta entrada te parece algo inapropiado, pero este es un tema que me enfada mucho, porque es jugar con la salud de todos.

¡Hasta la semana que viene!

Guardar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: