hidratacion
¿Debo beber 2 litros de agua para estar bien hidratado?
2 julio, 2015
helados
Este verano, helados saludables
23 julio, 2015
Volver al blog

¿Por qué confiamos en cualquiera para perder peso?

perder peso

Como ya he comentado en alguna ocasión, en mi profesión hay demasiado intrusismo, ya que parece que todo el mundo sabe de nutrición y que todos sabemos alimentarnos muy bien, y por eso nos atrevemos a dar consejos o poner a dieta a la gente sin tener los conocimientos necesarios.

La semana pasada ocurrieron dos cosas que me hicieron volver a darme cuenta de este intrusismo y a plantearme lo siguiente: ¿en qué pensamos cuando nos dejamos engañar por cuatro charlatanes que sólo buscan sacarnos el dinero a costa de jugar con nuestra salud?

Lo primero que ocurrió la semana pasada es que una cadena de alta audiencia como es La Sexta, invitó a uno de sus programas a una señora (por llamarla de alguna forma), actriz y presentadora que desde hace algún tiempo ha decidido proclamarse nutricionista, sin tener ni idea de nutrición, ya que no cuenta con la formación necesaria, y soltar una sarta de chorradas sobre nutrición que no tienen ni pies ni cabeza. Esta señora se llama Patricia Pérez, y como os digo ha escrito dos libros sobre nutrición (que hoy en día escribe cualquiera, véase innumerables famosillas de la tele) y está apareciendo en televisión y radio en varias ocasiones, y os aconsejo que si sabéis de quién hablo dejéis de escuchar las tonterías que habla, y si no lo sabéis mejor, más vale que no tengáis que sufrirla nunca. Además parece que también pasa consulta de nutrición por el módico precio de 100€ la consulta…Pero bueno, de esta señora y de cómo está intentando engañar a toda la población ya hablaron Juan Revenga y Aitor Sánchez en esta y esta entrada respectivamente, así que os aconsejo que lo leáis para que os deis cuenta de quién es esta intrusa nutricional.

Pues bien, pasado el sofocón anterior, cuando ya creí que no podía llevarme más sustos en tan poco tiempo, llego el que casi me cuesta una crisis de ansiedad.

Resulta que tenía que ir al dentista, y cuál es mi sorpresa cuando veo que el dueño de la clínica además de ser dentista pasa consulta de nutrición…Pues sí, parece que a este señor se le da todo bien, y ha decidido que puede hacer el trabajo de otros profesionales. ¿Cómo le sentaría si yo me pusiera a empastar muelas? Pues así me sentó a mí verle pasar consulta de nutrición sabiendo que no tiene ni idea del tema (porque no, un curso de unos meses o una pequeña formación que te den para vender productos alimentarios no te hacen experto, te hacen intruso profesional).

Pero la cosa no acaba aquí. Indagando un poco, una persona de la clínica me comentó que este señor (a otro que habrá que llamarlo de alguna forma) ponía dietas siguiendo el método Pronokal, es decir, una dieta por fases en las cuales las primeras fases consiste en tomar cinco comidas a base de productos sustitutivos de comidas que tienes que comprar a la misma marca, y en fases siguientes vas introduciendo poco a poco comida normal, siempre acompañada de algunos de estos productos sustitutivos, además de suplementos de omega-3, vitaminas y un largo etcétera, necesarios porque esos productos que dan por comidas (porque aunque intenten hacernos creer que son alimentos por su aspecto, en realidad no lo son) son insuficientes para cubrir los requerimientos de muchos nutrientes, cosa que no es necesaria llevando una alimentación saludable basada en alimentos, y no en productos y suplementos innecesarios. Señores, esto que quede muy claro: una dieta saludable para bajar peso no consiste en este tipo de dieta restrictiva, en la que tienes que abandonar tu dieta habitual para tomar productos que ni son comida ni son nada. No consiste en que cuando dejes esa dieta, no hayas aprendido a comer correctamente y vuelvas a ganar todo el peso que hayas perdido y tengas que volver a empezar de cero con otra superdieta prometedora. Por mucho nombre que tenga, y por muy legal que me la quieran vender, sigue siendo una dieta milagro y un engaño. Punto.

Pero esperad, que aún no hemos hablado del precio. Resulta que sólo en comprar los productos sustitutivos de esta marca te cuesta al mes 600€, aparte hay que pagar la consulta de nutrición, otros 50€ aproximadamente al mes. Vamos, que por el precio de la dieta cuando la terminas te da para pagar la entrada de un piso… ¿estamos locos o esto qué es?

Otra cosa que me llamó mucho la atención es la forma de pasar consulta de este señor, ya que conforme entras a la clínica pasas por la sala donde está pasando la consulta, abierta y por tanto puedes ver y oír todo lo que está pasando ahí dentro, igual que cuando estás en la sala de espera, desde donde pude escuchar todo lo que allí acontecía, pudiendo enterarme de cómo mandaba suplementos sin ton ni son, de cómo le recordaba que debía pedir los sustitutivos de las comidas para que no se le acabasen, ya que si se saltaba algún día la dieta se debe empezar de nuevo…¿dónde queda la intimidad del paciente?¿dónde queda su derecho a la privacidad? ¿Sabías que un nutricionista, me refiero a los de verdad, incluso tenemos que contratar un servicio externo para preservar y garantizar la seguridad y la privacidad de los datos de nuestros pacientes, para así cumplir la ley de protección de datos?

Mi pregunta es: ¿De verdad somos capaces de pagar 650€ al mes para bajar de peso comiendo productos que no pueden llamarse ni comida, porque no lo son? ¿Nos arriesgamos de esa forma escuchando y yendo a que nos trate una persona sin formación en nutrición que nos hace falsas promesas y nos cobra ese dinero y se queda tan ancho?

No puedo entender cómo podemos llegar a estos extremos y que cuando un profesional de la nutrición de verdad nos diga que se debe comer de forma saludable, sin necesidad de tomar suplementos ni ningún tipo de producto que no sea un alimento de verdad no le tomemos en serio y nos vayamos a otro “profesional” por el simple hecho de que nos mande el jarabe que toma mi vecina, los sustitutivos de comidas que salen en la tele, o la última dieta de moda de los famosos…No lo entiendo. No entiendo que haya que mandar un jarabe, una pastilla o un batido para que una dieta se tome en serio, y que si no es así piensen que lo que les estás mandando no va a funcionar. ¿De verdad creéis que es necesario tomar suplementos o potingues del estilo para que una dieta funcione? Os aseguro que no. ¿No será que esta gente tiene tan poca formación (porque queda feo decir ninguna) que es incapaz de elaborar una dieta saludable sin recurrir a “ayuditas”?

Tampoco entiendo que se paguen esos precios por una dieta cuando si acudes a un profesional de verdad como los dietistas-nutricionistas te van a aconsejar que comas simplemente alimentos básicos, igual que el resto de la familia, sin necesidad de pagar esas cantidades de dinero, y menos en estos tiempos que corren, donde la economía va como va…La fruta, la verdura, las legumbres, etc. son más saludables y mucho más baratas, por si aún alguien tiene dudas.

Me da mucho coraje que nos dejemos engañar de esta manera, que creamos a cualquier charlatán que diga saber de nutrición, sin plantearnos que esto puede costarnos la salud si no nos tratan correctamente, igual que puede costarnos la salud ir a que nos traten una enfermedad a una consulta de alguien que no sea médico…

Como ya os he dicho en alguna entrada de este blog, debéis ser críticos con lo que veis y escucháis en temas de alimentación y nutrición, porque hay mucho intrusismo en esta profesión y estamos hablando de temas de salud, por lo que no todo vale. No sirve la dieta que está siguiendo la vecina, el consejo que te dan en la tele cualquier charlatán o el producto milagro de moda. Lo verdaderamente importante es seguir una dieta saludable y hacer actividad física, y si no sabemos cómo llevar a cabo una correcta alimentación o tenemos alguna situación en la que necesitemos modificar nuestra dieta debemos acudir a un profesional de la nutrición, que nos asesorará de la forma más adecuada posible en función de las necesidades y preferencias de cada persona.

¡Hasta pronto!

Guardar

 

1 Comment

  1. […] entre otros muchos beneficios asociados. Acude a consulta de Dietista – Nutricionista y huye de magufadas. Es tu […]

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: