dieta mediterranea
Dieta Mediterránea (1): cuándo surge y en qué consiste
8 octubre, 2015
educando en nutrición
Educando en Nutrición cumple su primer año: ¡Gracias!
22 octubre, 2015
Volver al blog

Dieta Mediterránea (2): aspectos a mejorar y seguimiento actual

dieta mediterránea

La semana pasada comenzamos a hablar sobre la Dieta Mediterránea en esta entrada: Dieta Mediterránea (1): Cómo surge y en qué consiste.

A modo de resumen, en esa entrada hablamos de que la Dieta Mediterránea surge por los años 60 a raíz de un estudio realizado por Ancel Keys, el Estudio de los 7 países, donde este señor descubre que la forma en que nos alimentamos en distintos países influye en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

También vimos lo que se podía entender por Dieta Mediterránea, que no solo abarcaba una forma de alimentación, sino un estilo de vida completo.

Finalmente, te conté las pautas que Ancel Keys entendía que había que llevar para seguir la Dieta Mediterránea y las que actualmente se dan para seguir esta dieta, y cómo pudiste comprobar, han variado un poco a lo largo de los años.

Hoy quiero darte mi opinión sobre estas pautas y demostrarte que no seguimos la Dieta Mediterránea tan bien como pensamos.

Las pautas dadas por Ancel Keys

Es cierto que el estilo de vida que Ancel Keys defendía como saludable es mucho mejor que el que actualmente tenemos en los países mediterráneos (y en otros tantos). Sin embargo, no estoy totalmente de acuerdo con las recomendaciones que este señor daba, ya que los años y las nuevas investigaciones científicas han demostrado que lo que teníamos por cierto en alimentación no lo es.

Como pega más importante a lo que es señor Keys recomendaba encuentro el hecho de defender el consumo de lácteos desnatados.

Antiguamente, y hasta no hace mucho, se ha tenido la creencia de que todas las grasas son malas, y que por tanto se debían evitar, y sólo consumir grasas de origen vegetal. Por tanto, una de las grasas que se solía restringir era la grasa de la leche, recomendándose consumirla desnatada.

Hoy día se ha visto que no todas las grasas son malas, y se ha visto que no hay ningún problema en consumir leche entera, incluso puede ser en muchos casos más beneficiosa que la desnatada. Aquí te dejo dos artículos del blog “Lo que dice la ciencia para adelgazar” donde se habla sobre este tema y se aportan varios estudios que lo avalan:

¿Es mejor tomar lácteos desnatados?

Siguen sin aparecer evidencias contra los lácteos enteros

Por lo demás, estoy bastante de acuerdo con las recomendaciones dadas para llevar una dieta bastante saludable.

El nuevo decálogo de la Dieta Mediterránea

Como ya he apuntado en varias ocasiones, de lo que dijo el señor Keys a cómo se ha interpretado actualmente va un rato largo. Así, igual que con las pautas anteriores no tenía demasiadas pegas, estas no acaban de convencerme del todo por los siguientes motivos:

– Si bien Ancel Keys recomendaba utilizar grasas vegetales, en estas nuevas recomendaciones nos recomienda usar aceite de oliva. No seré yo la que critique este aceite, ya que es el que uso y como bien dije en esta entrada, tiene importantes beneficios. Sin embargo, no debemos olvidar que hay más aceite vegetales saludables (por ejemplo el de girasol) y que el hecho de usar aceite de oliva no quita la posibilidad de poder usar de vez en cuando otros tipos.

– Respecto a la recomendación de consumir diariamente lácteos, es cierto que yo soy una gran defensora de estos productos, ya que son una fuente importante de proteínas y calcio, pero no hay que perder de vista que estos nutrientes podemos encontrarlos en otros muchos alimentos, tanto de origen animal como vegetal, y que por tanto no son imprescindibles. Por tanto, si hay personas que por alguna razón no pueden o no quieren consumir estos alimentos no pasa nada, se pueden sustituir por otros.

– No estoy de acuerdo con la recomendación de restringir el consumo de huevos a 3-4 por semana. Se tiene mucho miedo al consumo de este alimento, ya que siempre nos han dicho que tiene mucho colesterol y que si abusamos de él nos subirá el colesterol sanguíneo. Sin embargo, se ha visto que en personas sanas se pueden consumir hasta 7 huevos a la semana sin problema, restringiéndose a 3-4 en personas con el colesterol elevado (aunque tampoco está muy clara actualmente esta recomendación, ya que el colesterol de los alimentos no influye tanto en el colesterol sanguíneo como se piensa).

– Por último, y no por ello menos importante (yo diría que es lo más importante), se habla de que el vino se puede tomar en las comidas con moderación. Esta pauta creo que es la que mejor y con más alegría se lleva a cabo de toda la Dieta Mediterránea. Si vemos las pautas dadas por el señor Keys, habla de que hay que tener especial cuidado con el alcohol, sin embargo, en la nueva versión de sus pautas se recomienda su consumo ¿algo falla no? Si miráis la página de la Fundación Dieta Mediterránea, creadora de este decálogo, podéis ver que entre los patrocinadores hay varias bodegas y marcas de vinos ¿casualidad? No lo creo…Además tanto defender la Dieta Mediterránea y luego en sus menús recomienda bollería industrial y productos procesados, pero eso es otro tema aparte.

El caso es que como bien dije en esta entrada sobre el alcohol, ninguna bebida que contenga alcohol debe ser recomendada, ya que nos aporta grandes riesgos para la salud. Por tanto, la recomendación de tomar vino en las comidas debería estar totalmente eliminada.

¿De verdad seguimos la Dieta Mediterránea?

A pesar de que como hemos dicho, las pautas dadas actualmente no se deben tomar como 100% recomendables, es cierto que el modo de vida y de alimentación que representa la Dieta Mediterránea tal y como lo definía Ancel Keys puede aportarnos muchos beneficios para la salud.

Sin embargo, aunque todos creemos que llevamos una dieta muy saludable, basada en la Dieta Mediterránea, esto actualmente no es así.

Se han elaborado varios estudios que demuestran que la adherencia a la dieta Mediterránea es moderada o baja, tanto en niños y adolescentes como en adultos y personas mayores. Podéis verlo en este, este, este, este, o este estudio.

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) también advierte del abandono que se está teniendo de la Dieta Mediterránea. Podéis leerlo en este enlace.

¿Aún crees que sigues una dieta mediterránea? Ojalá sea cierto y tu dieta sea tan saludable como dices, tu salud te lo agradecerá.

Para terminar, quiero aclarar que a pesar de que la Dieta Mediterránea es sin duda una opción muy saludable (llevándola bien a cabo y modificando algunas de las recomendaciones dadas), no es la única opción saludable. Hay otras dietas que aunque no se ajusten a este patrón son totalmente aceptables, ya que cubren los requerimientos nutricionales de forma saludable, por ejemplo la dieta vegetariana.

Esto es todo de momento sobre la Dieta Mediterránea. Ahora eres tú el que debes valorar si tu dieta es saludable y preguntarme cualquier duda que tengas sobre este o cualquier otro tema.

¡Hasta pronto!

 

Guardar

 

1 Comment

  1. […] Actualización (15/10/2015): Ya puedes leer también la segunda parte: Dieta Mediterránea (2): aspectos a mejorar y seguimiento actual […]

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: