Año internacional legumbres
6 recetas para el Año Internacional de las Legumbres
14 abril, 2016
Camilina té verde
Camilina para adelgazar: Mismo perro con distinto collar
28 abril, 2016
Volver al blog

Efecto rebote: ¿Por qué engordas al dejar una dieta?

efecto rebote

Constantemente escucho la frase “he intentado hacer un montón de dieta, pero al final termino recuperando el peso o incluso aumentándolo”. Esto se debe al efecto rebote o efecto yo-yo, y hoy te voy a contar por qué se produce y por qué no debemos permitir que nos ocurra.

Hay personas que se pasan la vida a dieta. Terminan una, adelgazan rápido, la dejan, vuelven a coger el peso perdido y vuelven a comenzar otra dieta para volver a adelgazar. Y así pasan años en los que su peso va aumentando y disminuyendo rápidamente y su frustración y desesperación aumentan cada vez más.

Esto ocurre cuando llevamos a cabo dietas muy restrictivas sin ningún control médico (ensalada y pechuga de pollo a la plancha almuerzo y cena todos los días de la semana, por ejemplo), dietas milagro o uso de productos para adelgazar que solo aportan riesgos.

Uno de los problemas de este círculo vicioso de dietas es el efecto rebote que producen, también conocido comúnmente como “efecto yo-yo”, que no es más que esa realidad de que cuando llevamos una dieta sin ningún control de un profesional de la nutrición (de los de verdad, no los que mandan dietas restrictivas y productos adelgazantes) perdemos mucho peso, ya que son dietas que nos aportan una cantidad de energía (calorías para entendernos) muy pequeña, pero cuando dejamos la dieta y volvemos a nuestro hábitos de alimentación (que siguen siendo igual de malos que antes, porque con estas dietas no aprendemos a comer saludablemente) volvemos a recuperar el peso perdido o incluso llegamos a pesar más que antes de hacer la dieta.

Pero, ¿a qué se debe este aumento de peso?

El aumento de peso se debe a varios factores.

Para comenzar, tenemos que tener en cuenta que, como he comentado más arriba, estas dietas nos aportan muy pocas calorías, por lo que obviamente hay menos que almacenar en nuestro cuerpo y por tanto el peso disminuye. Pero al volver a comer como lo hacíamos antes vamos a volver a comer una cantidad mayor de calorías que mientras estábamos haciendo la dieta, por lo que lógicamente esa energía que entra en el cuerpo va a almacenarse si no se quema y el peso volverá a su valor normal.

Pero este factor no es el principal ni mucho menos el más importante, ya que la idea de que lo importante es las calorías que consumamos y las que gastamos sabemos que es un total error, y que lo importante no es la cantidad de energía que consumamos, sino la calidad de los alimentos de los que proviene.

Un factor mucho más importante que provoca este aumento de peso tras una gran bajada es que nuestro organismo es muy listo y se prepara para tiempos de escasez de alimentos. Me explico: En nuestro organismo, cuando se produce un adelgazamiento muy rápido ocurren dos cosas que al final nos llevan a este efecto rebote.

Por un lado tengo que hablarte de la leptina. La leptina es una hormona que regula el proceso de hambre y saciedad. Básicamente lo que hace es que cuando la cantidad de grasa en nuestro cuerpo aumenta se aumentan los niveles de leptina, la cual manda una señal al cerebro para indicarnos que ya estamos saciados y no necesitamos comer más. Sin embargo, cuando se produce un adelgazamiento muy rápido la cantidad de grasa de nuestro cuerpo disminuye mucho, por lo que no se produce tanta leptina y por tanto no llega la señal de que estamos saciados a nuestro cerebro, lo que nos hace que tengamos mucha hambre y por tanto comamos más de la cuenta, provocando así el aumento de peso.

Por otro lado, cuando se produce este rápido adelgazamiento se debe a que nuestro cuerpo está quemando las reservas de energía que teníamos almacenada. Esto hace que como nuestro organismo es muy listo active una serie de mecanismos para hacer nuestro metabolismo más lento, y así reducir el consumo de energía para mantener unas reservas mínimas de energía de las que poder tirar para sobrevivir. Lo que ocurre es que este fenómeno se mantiene durante bastante tiempo, incluso cuando hemos vuelto a nuestra dieta habitual, lo que hace que nuestro organismo siga almacenando la energía para prevenirse de posibles restricciones que se le puedan hacer en el futuro. Por eso, cuando volvemos a comer normal, como nuestro organismo sigue quemando la menor cantidad posible de energía, esta se almacena más fácilmente, haciéndonos ganar el peso perdido o incluso más.

Y ¿qué consecuencias tiene este efecto rebote?

El hecho de caer en este círculo de dieta-rebote de peso-dieta tiene serias consecuencias para nuestra salud física y mental.

Mentalmente hay que tener muy presente que todo esto causa una gran frustración consigo mismo, ya que no te sientes capaz de mantener el peso perdido, lo que lleva a un sentimiento de culpa y de inseguridad en uno mismo, que hace que nos frustremos y nos castiguemos, además de no volver a confiar ni en nosotros mismos ni en futuros profesionales para perder peso de forma saludable. Además puede llevarnos a desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria (anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por atracón), que como ya sabemos son muy peligrosos.

Además de las consecuencias psicológicas no encontramos con las físicas, ya que se ha visto que cuantas más dietas restrictivas se lleven a cabo más peso se gana después, llegando a desarrollar obesidades importantes, y más difícil es después perderlo, ya que nuestro organismo responde cada vez peor a las dietas (saludables o no).

Pero esto no acaba aquí. También hay estudios que demuestran que este efecto rebote tiene riesgos para nuestra salud, ya que puede producirse hipertensión, aumento de glucosa, de colesterol o cálculos biliares entre otras. Podéis ampliar esta información y acceder a los estudios en este enlace a una entrada de Julio Basulto para la revista Eroski consumer.

Así que ya ves que esto del efecto rebote no es algo para tomarse a broma y que la pérdida de peso debe hacerse asesorado por dietistas-nutricionistas y sin tener ninguna prisa en que baje ese peso, ya que con lo que estamos jugando es con nuestra salud.

Si algo no te ha quedado claro no dudes en comentármelo y resolveré todas tus preguntas.

¡Hasta pronto!

Guardar

 

1 Comment

  1. […] efecto “rebote” o “yo-yo”. Una vez se deja la dieta, se vuelve a coger el peso que teníamos o incluso se ganan más […]

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: