marionetas industria alimentaria
Somos marionetas de la industria alimentaria
30 julio, 2015
educacion alimentaria colegios
Una asignatura muy importante que no se imparte en la escuela: Educación alimentaria
10 septiembre, 2015
Volver al blog

¡Esto es la leche! Mitos sobre este alimento

leche

Hace unos días leí un artículo sobre “alimentos que te están matando y no lo sabes” y uno de ellos era la leche entera. Pensé que este tipo de mitos sobre la leche ya habían pasado, pero me di cuenta de que la gente se los seguía creyendo, por lo que hoy intentaré desmentir algunas de estas creencias que circulan por internet y que cada vez están más extendidas.

Como te decía, desde hace algún tiempo circulan rumores sobre la leche de vaca, ya que existe una corriente que dice que los adultos no debemos tomar leche después de la lactancia, ya que provoca ciertas enfermedades, pierde sus propiedades durante la pasteurización, etc. Esta corriente se basa además en decir que somos el único animal que sigue tomando leche de adulto, ya que el resto de mamíferos tras el destete dejan de consumir este alimento. Esta idea carece de sentido, ya que somos el único mamífero que hace muchas cosas, como comer marisco o leer (por poner ejemplos tontos) y eso no quiere decir nada.

Antes de continuar quiero aclarar que la leche no es imprescindible en nuestra alimentación, igual que no es imprescindible ningún otro alimento. Es una gran fuente de proteínas y de calcio, pero hay otros muchos alimentos que pueden aportarnos los mismos nutrientes que la leche.

Hay personas a las que la leche no les sienta bien o incluso les puede ser perjudicial, como los intolerantes a la lactosa, los alérgicos a la lactosa o a las proteínas de la leche. Pero incluso los intolerantes a la lactosa pueden tomar otro tipo de lácteos, como yogur o queso.

El resto de la población no debería preocuparse por esos bulos que circulan sobre lo mala que es la leche, llegando a decir incluso que te puede matar, como el artículo que os comentaba al principio.

Aclarado esto, y volviendo a las creencias que se oyen sobre este alimento, vamos a intentar ver algunas de ellas y aclarar qué tienen de real (o de ficción):

La leche provoca diabetes, obesidad, cáncer y enfermedades cardiovasculares

Muchas son las enfermedades que los seguidores de la corriente de “no a la leche” le atribuyen a su consumo. Estas ideas se asocian sobre todo a la leche entera, de la cual dicen que al contener grasa y colesterol provoca obesidad y tapona arterias y venas, provocando enfermedades cardiovasculares.

Pues bien, los estudios demuestran que los lácteos no producen estas enfermedades, sino que incluso se ha visto que hay un menor número de personas que las padecen entre las que toman lácteos.

Es decir, no se ha encontrado ninguna relación entre el consumo de lácteos y la aparición de estas enfermedades, incluso se ha encontrado una relación inversa (mayor consumo se relaciona con menor incidencia de estas enfermedades).

La pasteurización de la leche hace que se pierdan los nutrientes

Ya sabemos que cuando calentamos algunos alimentos hay ciertos nutrientes que se pierden (por ejemplo las verduras reducen sus vitaminas). Este es otro de los motivos en los que las personas que están en contra de la leche respaldan sus teorías, diciendo que en el proceso de pasteurización se pierden muchos de los nutrientes de la leche, y que por tanto se convierte en un alimento innecesario.
Esta teoría también se ha desmentido, ya que diversos estudios han comprobado el efecto de la pasteurización en los nutrientes de la leche, viéndose que aunque es cierto que algunas vitaminas se ven disminuidas por la pasteurización esta disminución es casi insignificante, además de que la mayoría no se ven afectadas o incluso se pueden incrementar.

Es decir, las ventajas de la pasteurización son mucho mayores que las pérdidas de nutrientes que puede haber en el proceso.

La leche caducada se pasteuriza hasta 5 veces para volver a comercializarla

Uno de los bulos que lleva un tiempo extendiéndose y que está teniendo mucha repercusión es el de que la leche cuando caduca se vuelve a pasteurizar para volver a comercializarla, y que esto se hace hasta 5 veces, y está indicado en un número que tienen los envases de leche por debajo. envase leche

Esto no es cierto. El número que aparece en algunos cartones de leche se debe a que estos cartones se fabrican en grandes bobinas, las cuales tienen unas numeraciones para identificar de qué tirada son los cartones en caso de fallos. Estas son las numeraciones que aparecen en la parte de abajo del cartón, como podéis ver en el siguiente vídeo.

Además, hay que dejar claro que la legislación no permite que la leche se someta a más de un tratamiento térmico, por lo que sería ilegal pasteurizar la leche cada vez que caduque.

Estas son algunas de las falsas creencias que circulan por internet y que como podéis ver no debemos creernos.
No creo que sea correcto provocar el alarmismo que se está produciendo con este alimento, ya que se está engañando a la población y asustándoles de una forma innecesaria.

Me parece estupendo que no se consuma leche porque no nos guste, por razones éticas (como en el caso de las personas vegetarianas) o porque seamos intolerantes o alérgicos a algunos de sus compuestos, en cuyo caso es normal que no la consumamos.

Es totalmente respetable que no se quiera consumir leche por alguna de estas razones, pero si te gusta la leche y no tienes ninguna enfermedad que te imposibilite el tomarla no dejes de hacerlo porque este tipo de mitos hayan llegado a tus oídos.

Para terminar os dejo una serie de enlaces donde podréis consultar los estudios que desmientes estas teorías y algunos otros para ampliar más sobre este tema:

¿son la leche y los lácteos saludables? ¿Provocan cáncer? En esta entrada del blog “Lo que dice la ciencia para adelgazar” tienes todos los enlaces a los artículos que desmienten estas teorías.

Lácteos, obesidad y riesgo cardiovascular: Lo que dicen los estudios de intervención. En esta, del mismo blog, tienes más enlaces a estudios sobre la relación entre los lácteos y la obesidad y riesgo cardiovascular.

Los intrigantes números en la base de los “cartones” de leche. En esta entrada Juan Revenga os habla también del mito de los números en los cartones.

Espero que esta entrada te haya resultado interesante y que como siempre te digo, no confíes en todo lo que ves y oyes en internet.

¡Hasta la próxima!

Guardar

 

3 Comments

  1. […] grasas de origen vegetal. Por tanto, una de las grasas que se solía restringir era la grasa de la leche, recomendándose consumirla […]

     
  2. […] En cuanto a la creencia de que la leche entera previene muchas enfermedades, como enfermedades cardiovasculares, cáncer, o diabetes, tampoco se han encontrado evidencias científicas que lo demuestren, por lo que siguen siendo mitos, igual que otros sobre la leche de los que ya os hablé en esta entrada. […]

     
  3. […] En cuanto a la creencia de que la leche entera provoca muchas enfermedades, como enfermedades cardiovasculares, cáncer, o diabetes, tampoco se han encontrado evidencias científicas que lo demuestren, por lo que siguen siendo mitos, igual que otros sobre la leche de los que ya os hablé en esta entrada. […]

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: