Intervención en Onda Jaén RTV
21 noviembre, 2018
Volver al blog

¿Conoces cómo te afecta la nueva normativa sobre el pan?

normativa pan

Hoy 1 de julio entra en vigor un Real Decreto que establece las normas de calidad que tiene que cumplir el pan que se comercialice en España. Aunque es posible que ya hayas leído algo sobre este tema, hoy me gustaría contarte más en detalle esta nueva normativa, para que conozcas cómo te afecta a la hora de comprar y elegir un pan de calidad.

Aquí os dejo el Real Decreto 308/2019, por si queréis consultarlo completo. Y ahora, voy a contaros los puntos más importantes.

El pan integral, integral de verdad

Hasta la fecha, reconocer el pan integral a la hora de hacer la compra requería de un conocimiento importante del etiquetado. Nos encontrábamos panes que decían ser integrales y cuando mirabas la lista de ingredientes estaba hecho con harinas refinadas y salvado de trigo en una pequeña cantidad.

Puedes leer la diferencia entre el grano entero y el grano refinado en esta entrada, para conocer las distintas partes de los cereales. Y aquí tienes los beneficios de consumir cereales integrales, por si aún no eres consciente de por qué es importante tomarlos.

Pero volviendo a lo que nos ocupa hoy, como te digo, con esta nueva normativa, cuando nos vendan un pan como “pan integral” tiene que estar elaborado con harina 100% integral. Y si no toda la harina es integral, que es lo habitual hasta el momento en los panes que encontramos, tiene que especificar claramente en la denominación el porcentaje de harina integral que contiene respecto a la cantidad de harina total.

Mismo IVA para el pan blanco y el pan integral

Hasta ahora, el pan blanco estaba considerado según la definición como “pan común”. Pero el pan integral no entraba dentro de esta denominación.

¿En qué se traducía esto? En que al pan blanco se le aplicaba el IVA reducido, del 4%, al ser considerado un alimento básico, pero el pan integral tenía un IVA del 10%.

Con la nueva normativa, el pan integral pasa a considerarse también “pan común”, intentando así que aumente el consumo de este tipo, debido a los beneficios para la salud que tiene en comparación con el pan blanco. Por lo tanto, su IVA también será del 4%.

Sabremos de qué cereales está hecho realmente el pan

Otro de los puntos a favor de esta normativa es que podremos saber de qué cereales son las harinas de un pan de forma fácil.

Antes de este Real Decreto podíamos encontrar panes que decían ser de centeno, de espelta, u otros cereales distintos al trigo, y cuando mirabas la lista de ingredientes encontrabas que la harina principal era de trigo y que llevaban una pequeña cantidad de harina del cereal que usaban como reclamo publicitario.

A partir de ahora, si está elaborado con un cereal distinto del trigo tendrá que especificar “pan de”, seguido del nombre del cereal y el porcentaje de esa harina con respecto al resto de harinas que contenga.

Además, se especifica que el porcentaje de cada cereal debe estar indicado con el mismo tipo de letra, tamaño, color y grosor que el nombre de los cereales (no podrán escondernos los porcentajes en tamaño más pequeño para que no nos fijemos). Así no nos venderán gato por liebre.

“Elaborado con masa madre” deja de ser sólo un reclamo publicitario

Ya habrás escuchado que es interesante tomar pan elaborado con masa madre por los beneficios que pueden tener las bacterias formadas en su fermentación para nuestro organismo. Y eso la industria lo sabe también y lo ha usado como reclamo para vender sus panes.

Hasta ahora este reclamo de masa madre podía usarse más libremente, ya que no estaba bien definido qué tenían que cumplir para decir que estaba hecho así. Sin embargo, con esta nueva normativa sí que se especifican exactamente los criterios que tienen que cumplir para poder poner en el etiquetado “elaborado con masa madre”.

“Artesano” y “en horno de leña” también

Igual ocurría con el reclamo “elaboración artesanal” o “artesano”.

Ahora sólo podrán usar estos reclamos los panes en cuya elaboración prime de verdad el factor humano sobre el mecánico,  y no se prepare en grandes partidas, haciendo así que cuando nos vendan un pan como artesano sea realmente elaborado de esta forma.

Con respecto a “pan de leña” o “en horno de leña”, también se especifica que sólo podrá usarse este reclamo cuando realmente se haya cocido totalmente en horno de leña.

Se disminuirá (en el futuro) la cantidad de sal del pan

Otra de las novedades de este reglamento es que se establece que el pan común no podrá contener más de 1.31g de sal por 100g de pan, disminuyendo así la cantidad de sal que lleva este alimento, que suele ser bastante elevada (aunque una reducción incluso mayor no estaría mal).

Sin embargo, esto no entrará en vigor hasta 2022, con lo que de momento no es obligatorio cumplirlo.

Personalmente pienso que se podría haber sido más contundentes con este punto, ya que desde hace tiempo se viene pidiendo la disminución de la cantidad de sal en el pan, por lo que se ha tenido tiempo para reajustar las recetas y poder empezar a cumplirlo ya, sin necesidad de esperar otros tres años para ponerlo en marcha de forma obligatoria.

En el pan no envasado, también deben proporcionarnos la información

Claro, todo lo anterior está muy bien cuando compramos pan que ya viene envasado. Pero, ¿qué pasa con el pan de la panadería de toda la vida, que nos lo ponen directamente en una bolsita?

Pues lógicamente, también tienen la obligación de facilitarnos la información de composición, peso, etc. en este caso. Tienen que tener la información a disposición del consumidor, al igual que la información sobre alérgenos, y facilitárnosla de forma detallada, algo que al menos hasta ahora cuesta bastante, porque es muy raro que cuando preguntes te la faciliten.

Así que ya sabes que puedes (y debes) pedir tener acceso a esta información de forma fácil. No pueden ponerte ningún impedimento para conocerla.

 

Estos son los puntos más interesantes para cuando vayas a comprar el pan a partir de ahora.

Hay que dejar claro que aún podemos encontrar envases que no cumplan esta normativa, ya que la misma aclara que podrán usarse los envases que ya haya fabricados con la información antigua hasta que se agoten. Así que esperemos que esto sea pronto y a la mayor brevedad tengamos toda la información actualizada y cumpliendo este Real Decreto.

Igualmente, quiero que tengas en cuenta que esto no quita que siga siendo muy importante saber leer el etiquetado de los alimentos y continuar haciéndolo, porque sólo así sabremos realmente qué estamos comprando y si se cumple lo que nos indica la ley.

Y hasta aquí el repasito de esta información que creo que es muy interesante que conozcas si no la conocías aún.

Podéis ver algunos ejemplos de panes que cumplen o no con la normativa en esta entrada de El Comidista, que explica también los cambios que supone.

¿Te gustaría que viésemos más ejemplos de panes y cómo han cambiado con la nueva normativa? Dímelo en los comentarios y compárteme fotos de los envases de los panes que te gustaría que analizásemos.

Y si crees que este contenido es útil ayúdame a llegar a más gente compartiendo.

¡Hasta la próxima!

Foto de Comida creado por freepik – www.freepik.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: