suplementos embarazo
¿Qué suplementos debes tomar si estás embarazada?
24 abril, 2017
nutricionismo
El nutricionismo se nos está yendo de las manos
25 mayo, 2017
Volver al blog

Contra la obesidad, ¿menos plato y más zapato?

dieta obesidad

Si hace unas semanas te hablaba de cómo estamos normalizando la obesidad y preocupándonos del peso sólo por estética, no por salud, hoy quiero hablarte de algo relacionado con esta enfermedad que también hemos normalizado: su tratamiento y el culpabilizar a la persona que la padece.

Casi a diario me encuentro pacientes que me dicen: “fui a mi médico para que me ayudase a perder peso y lo único que me dice siempre es que coma menos y ande más” o gente que ve a una persona con obesidad y dice “¿tan difícil es comer menos y moverse más?”, dando a entender que si están así es porque quieren, y porque son unos vagos y se hartan de comer.

Me da muchísima rabia cuando escucho este tipo de comentarios, porque están hablando de personas que tienen un verdadero problema de salud y que su solución es más difícil que simplemente hacer dieta y ejercicio. Si fuese así de fácil las dietas bajas en calorías serían la solución a todos nuestros problemas, y no es así ¿verdad?

Vale, es verdad que en cierta medida la obesidad se debe a que ingerimos más calorías de las que quemamos. Pero, ¿no nos damos cuenta que ese comer más y moverse menos es una consecuencia de algo?

Para empezar, ¿de qué hay que comer menos? ¿tenemos que comer menos verduras? ¿menos frutas? ¿O de lo que hay que comer menos es de productos basura, ultraprocesados y llenos de azúcar y grasas de mala calidad? La solución no es comer menos, es comer mejor. Y esto, para algunas personas se hace bastante complicado.

Tenemos a nuestro alcance comida basura constantemente, nos bombardean a publicidad y encima, para ayudarnos un poco, nos engañan dándonos a entender que determinados productos son sanos cuando no lo son. Así elegir se hace bastante complicado ya para empezar.

Pero no es sólo eso. En muchísimas ocasiones (me atrevería a decir que en la mayoría), no comemos productos basura porque tengamos hambre, sino a consecuencia de alguna emoción que nos hace que veamos la comida como única vía de escape. Cuando una persona tiene problemas familiares, en el trabajo, con la pareja, los estudios…o simplemente está pasando un periodo de mucho estrés tiene más deseo por la comida basura, se refugia en ella porque siente que es la única forma de calmar esa tristeza, ansiedad, enfado…Así que por mucho que le digamos que tiene que comer menos y moverse más, esa no es la solución. La solución es intentar solucionar esa situación que le está llevando a comer descontroladamente. Y aquí juegan un papel fundamental los psicólogos, así que debemos quitarnos ese tabú de que al psicólogo sólo se va “cuando se está loco”. De eso nada.

Y si ya con el tema de las emociones, del bienestar mental, se complicaba la cosa, tengo que decirte que no se acaba aquí. En nuestra forma de comer influyen otras muchas cosas. Por ejemplo, el barrio en el que vivimos nos condiciona muchísimo, ya que si es un barrio pobre, aunque nuestra situación económica sea buena, va a influir en el tipo de comercios que haya (más tiendas de chucherías, refrescos, dulces…), la falta de espacios al aire libre para hacer deporte (incluso la falta de seguridad para estar en la calle haciendo deporte), mayor aislamiento social…

También tenemos que tener en cuenta la importancia de descansar bien, que no solemos pensar en ello e influye en nuestra alimentación más de lo que creemos. No descansar bien nos desregula nuestro metabolismo, descontrola nuestras hormonas y hace que tengamos más estrés. El cócktel perfecto para que nos tiremos a por la primera porquería que encontremos al paso.

Tampoco se tiene en cuenta que las personas que sufren obesidad no es que sean vagas y no quieran hacer ejercicio, es que tienen los movimientos mucho más limitados, se cansan antes, les duelen los huesos…Y si además se les pone una dieta restrictiva van a tener aún menos energía para moverse. Así que no es tan fácil como creemos.

Esto es sólo un resumen, el tema podría dar para mucho más. Pero sólo quiero que, si en algún momento te ha pasado por la cabeza estos pensamientos de que las personas obesas están así porque comen mucho y son unos vagos te pares a pensar dos veces antes de juzgar a la ligera y te des cuenta de que la obesidad es un problema muy amplio donde tenemos que intervenir muchos profesionales para intentar ayudar a estas personas. Profesionales que por cierto muchas veces no pueden pagarse.

¿Te habías parado a pensar que puede haber tantas causas de la obesidad? Me encantaría conocer tu opinión.

¡Hasta pronto!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: