¿QUÉ SABES DE LA DIABETES? DESCUBRE QUÉ NO CONOCES DE ESTA ENFERMEDAD

bebidas alcoholicas anunciadas por deportistas
¿Deberían los deportistas anunciar bebidas alcohólicas?
12 noviembre, 2014
Dia mundial del dietista-nutricionista
Alimentación y Cáncer: Tema de este año en el Día Mundial del Dietista-Nutricionista
17 noviembre, 2014
Volver al blog

¿QUÉ SABES DE LA DIABETES? DESCUBRE QUÉ NO CONOCES DE ESTA ENFERMEDAD

diabetes

Mañana 14 de noviembre es el día mundial de la diabetes, por lo que he querido dedicar mi entrada semanal a hablaros de esta enfermedad, cada vez más frecuente tanto en nuestro país como a nivel mundial.

Para empezar, voy a hablaros de forma rápida del proceso que llevan a cabo los hidratos de carbono en nuestro organismo. Cuando ingerimos hidratos de carbono llegan a estómago e intestino, donde se digieren y se descomponen en moléculas más pequeñas, las moléculas de glucosa. La glucosa pasa a sangre para ser repartida a las células de los órganos y tejidos, donde se transformará para producir la energía necesaria para que nuestro organismo funcione. En este momento entra en juego la insulina, que es una hormona producida en el páncreas que se encarga de que la glucosa entre en las células.

Conociendo un poco el mecanismo de acción vamos a ver qué es la diabetes y qué ocurre en esta patología.

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando esta insulina no es reconocida correctamente por los tejidos. Esto hace que los niveles de glucosa en sangre aumenten, ya que no pueden entrar a las células, provocando una hiperglucemia. Este aumento de glucosa en sangre produce muchas complicaciones que veremos más adelante.

TIPOS DE DIABETES

Hay varios tipos de diabetes:

Diabetes mellitus tipo I

Este tipo de diabetes se produce porque el sistema inmunitario no reconoce las células del páncreas que producen insulina como propias y por tanto las destruye (es lo que se conoce como enfermedad autoinmune). Esto hace que no se pueda producir insulina, por lo que la glucosa en sangre aumenta al no estar esta hormona para introducirla en las células.

Suele ser más común que aparezca en niños, adolescente y adultos jóvenes, y también se conoce como diabetes insulinodependiente, ya que es necesario el tratamiento con insulina.

Los síntomas aparecen de repente, porque el páncreas deja de producir insulina y se produce una hiperglucemia. Sus síntomas son: constante necesidad de orinar (poliuria), sed extrema (polidipsia), hambre extrema (polifagia), pérdida de peso, cansancio…

Diabetes mellitus tipo II

En la diabetes mellitus tipo II o diabetes no insulinodependiente los receptores de las células se hacen resistentes a la insulina, por lo que no dejan entrar la glucosa. En este caso el problema no es que no se produzca insulina, sus valores son normales o incluso más altos de lo normal. Por este motivo, en un principio no se trata con insulina, sino con antidiabéticos orales.

Este tipo de diabetes es la más común  y suele ser más frecuente en personas mayores. Sin embargo, debido al aumento de obesidad que se está produciendo en la población, cada vez es más frecuente que este tipo de diabetes aparezca en personas más jóvenes.

Los síntomas no aparecen de golpe, sino que puede haber un periodo en el que ya se tenga la enfermedad pero no se manifieste. Los síntomas que pueden darse son todos los de la diabetes mellitus tipo 1 además de visión borrosa, infecciones frecuentes, cortes o morados que no se curan fácilmente y hormigueo o entumecimiento en manos y pies, entre otros.

Diabetes gestacional

Este tipo de diabetes puede darse en mujeres embarazadas, y desaparece después del parto. Se produce porque algunas hormonas del embarazo bloquean a la insulina.

A pesar de que, como ya he dicho antes, suele desaparecer después del parto, hay que tener cuidado, porque puede tener efectos negativos en el feto o incluso puede mantenerse en la madre después del parto. Por esto, y debido a que este tipo de diabetes no presenta síntomas, a todas las embarazadas se les hace el test O’Sullivan para poder detectar una posible diabetes gestacional.

Diabetes secundaria

Se produce como efecto secundario a alguna enfermedad o un tratamiento farmacológico, por lo que cuando desaparezca la causa desaparecerá también la diabetes.

COMPLICACIONES

Como comenté antes, esta enfermedad tiene una serie de complicaciones muy importantes debido al aumento de glucosa en sangre.

-Hipoglucemias: Se pueden producir bajadas repentinas de azúcar en sangre, que se manifiestan con ansiedad, temblor, palidez, sudoración, palpitación, taquicardia, hipertensión y pérdida del conocimiento en los casos más extremos. Suele deberse a un mal control de la alimentación o de la pauta de insulina o antidiabéticos orales.

-Visión: Puede provocar daños en los vasos sanguíneos de la retina, pudiendo provocar desprendimiento de retina, glaucoma o hemorragias, llegando incluso a producir ceguera. Esto es lo que se conoce como retinopatía diabética.

-Riñones: Pueden dañarse, perdiéndose la capacidad de filtración de los productos de desecho del organismo. Este daño, llamado nefropatía diabética, puede ser irreversible, llegando a necesitarse tratamiento de diálisis.

-Neuropatía diabética: es el daño en los nervios que conectan la médula ósea con los vasos sanguíneos, la piel, los músculos y otra serie de órganos. Puede provocar, entre otras,  úlceras en los pies, heridas que pasan desapercibidas, ya que la persona no siente dolor.

-Corazón: se aumenta el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular.

TRATAMIENTO

Los pilares básicos del tratamiento de la diabetes son tres: Alimentación, actividad física y tratamiento farmacológico.

Alimentación adecuada:

Con la dieta se pretende regular los niveles de glucosa en sangre y mantener un peso saludable y buen estado nutricional. La dieta debe ser individual y adaptada a cada persona. Es muy importante que en diabetes tipo II, como suele estar asociada a obesidad, se lleva a cabo una ingesta adecuada que ayude a perder peso, ya que cuando se pierda peso la diabetes estará mucho más controlada, pudiendo llegar incluso a suprimir el tratamiento farmacológico

La dieta de una persona diabética no debe ser diferente a la del resto de las personas, simplemente deben comer de forma saludable, controlando las raciones y el tipo de alimentos y adaptándolos a las pautas de insulina o de antidiabéticos orales.

Es recomendable que hagan unas 6 ingestas al días (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda, cena y recena) y respeten los horarios de las comidas, ya que repartiendo la comida a lo largo del día se evita que aparezcan hipoglucemias.

Las personas diabéticas no deben abusar de los azúcares simples (dulces, azúcar…), deben tomar hidratos de carbono complejos (pasta, arroz, pan (todos ellos integrales), legumbres, verduras, frutas…). Hay que tener que mucho cuidado con los productos para diabéticos y comprobar su composición, ya que muchas veces contienen hidratos de carbono simples.

Con respecto a las grasas, hay que tener cuidado, ya que las personas con diabetes suelen presentar enfermedades cardiovasculares y problemas de arterioesclerosis (colesterol LDL “malo” elevado, que se va acumulando en los vasos sanguíneos). Por tanto, se aconseja disminuir el aporte de grasas saturadas (como en el resto de la población).

En cuanto al consumo de proteínas, se deben seguir las mismas recomendaciones de la población general.

Actividad física:

La actividad física es muy importante, ya que se consigue mejorar muchos aspectos de esta enfermedad.

En los pacientes con diabetes tipo II hace que aumente la sensibilidad a la insulina en las células, por lo que podría llegarse a no necesitar tratamiento farmacológico. Además, la actividad física va a ayudar en la pérdida de peso en el caso de tener obesidad.

Esta actividad física debe estar bien controlada y adaptada al paciente diabético, teniendo en cuenta que cuando se vaya a realizar ejercicio se debe aumentar la ingesta de hidratos de carbono o disminuir la cantidad de insulina. Así evitaremos que aparezcan hipoglucemias.

Tratamiento farmacológico:

Dependiendo del tipo de diabetes se llevará un tratamiento u otro porque, como se ha comentado antes, las personas con diabetes tipo I necesitarán administrarse insulina mientras que las personas con diabetes tipo II en principio sólo necesitarán antidiabéticos orales.

Además, dentro de los antidiabéticos orales hay varios tipos y cada uno tiene sus características propias, indicaciones y contraindicaciones y efectos adversos, por lo que cada tipo será recomendable para determinadas personas y no para otras. Por tanto, su administración debe ser supervisada por un especialista para que se le dé el uso adecuado.

 

Espero que esta entrada os haya servido para aprender un poco más sobre esta enfermedad tan común hoy día. Cualquier duda o aportación sobre el tema podéis dejar un comentario.

Si os ha parecido interesante, compartidlo para que otras personas puedan leerlo e informarse sobre esta enfermedad.

Como siempre muchas gracias por leer mi blog y por hacerme llegar vuestros comentarios dándome vuestra opinión.

¡Hasta la próxima!

Bibliografía

-American diabetes asociation: www.diabetes.org/es/

-Evert AB, Boucher JL, Cypress M, et al., American Diabetes Association. Nutrition therapy recommendations for the management of adults with diabetes. Diabetes Care 2013;36:3821–3842

-Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad (2012). Guía de práctica clínica sobre Diabetes Mellitus Tipo. San Sebastián

-González Caballero, M. (2010). Dieta hospitalaria. Jaén

Guardar

 

8 Comments

  1. […] de la glucosa y los lípidos, por lo que mejora la diabetes gestacional, de la que os hablé en esta entrada, y hay menos riesgo de desarrollar diabetes tipo […]

     
  2. […] que se produzcan picos de glucosa en sangre muy altos (muy importante por ejemplo en personas con diabetes), ayuda a regular el tránsito intestinal, previene frente a algunos tipos de cáncer, como el de […]

     
  3. […] de la glucosa y los lípidos, por lo que mejora la diabetes gestacional, de la que os hablé en esta entrada, y hay menos riesgo de desarrollar diabetes tipo […]

     
  4. […] que se produzcan picos de glucosa en sangre muy altos (muy importante por ejemplo en personas con diabetes), ayuda a regular el tránsito intestinal, previene frente a algunos tipos de cáncer, como el de […]

     
  5. […] Otro de los beneficios de consumir alimentos ricos en fibra es que previene de la aparición de Diabetes tipo II, ya que disminuye la resistencia a la insulina y los niveles de glucosa en sangre, dos factores importantes para prevenir esta enfermedad, como comenté aquí. […]

     
  6. […] nos olvidamos de la diabetes, en la que la alimentación es fundamental para controlar los niveles de glucosa en […]

     
  7. […] algún tiempo, cuando te hablé de diabetes en esta entrada te comenté que la diabetes tipo 2 es la que se produce normalmente en personas mayores. También […]

     
  8. CANCERES dice:

    No me he anotado inmediato por un ciclo porque pensé que se estaba volviendo aburrido, pero las
    últimas publicaciones son de mucho buena calidad,
    así que supongo que volveré a agregarlas a mi
    lista diaria de blogs. Te lo mereces mi amigo. guías de seguros

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: