aceite
Más aceite, por favor
7 septiembre, 2017
edulcorante
¿Qué azúcar es mejor? ¿Y los edulcorantes?
5 octubre, 2017
Volver al blog

Reeduca tu paladar

paladar

Dime una cosa ¿A qué te sabe la fruta?

Si tu respuesta es “no sabe a nada, no está dulce” déjame decirte que tienes un problema. Igual que si la verdura te resulta sosa, el chocolate negro lo notas muy amargo… ¿Sabes cuál es tu problema? Que estás demasiado acostumbrado/a a la comida basura.

Cuando nuestra alimentación está llena de alimentos procesados no apreciamos el sabor de los alimentos reales. Esto ocurre porque los alimentos procesados estás llenos de azúcares, grasas, sal y aditivos que hacen que en nuestras papilas gustativas se produzca una explosión de sabores que hacen que cuando comemos alimentos reales, que no tienen todas estas porquerías, no apreciemos unos sabores tan potentes y por tanto nos resulten insípidos.

Esto a su vez hace que dejemos de comer alimentos reales y cada vez consumamos más alimentos basura, y por tanto cada vez acostumbramos más al paladar a estos sabores.

Por esta razón, cuando te propones comer sano y de repente pasas de comer todos estos alimentos a basar tu alimentación en frutas y verduras, legumbres, etc., todo esto no te sepa a nada y la dieta te resulte insípida y aburrida. Antes hay que reeducar al paladar.

Este es el motivo por el que insisto tanto a mis pacientes en que los cambios hay que hacerlos progresivamente. No podemos pasar de la noche a la mañana de comer fatal a querer hacerlo todo bien, porque posiblemente nos cansaríamos pronto. Hay que ir cambiando los alimentos poquito a poco para que nuestro paladar se acostumbre al sabor real. Parece una tontería, pero el primer día que tomamos un yogur natural después de llevar toda la vida con los yogures azucarados o edulcorados nos resulta tan amargo que piensas que no vas a volver a probarlo. Pero al día siguiente te resulta algo menos amargo, y ya no lo dejas a la primera cucharada, y al siguiente te lo comes un poquito mejor. Así hasta que terminas comiéndotelo con gusto, viendo que ese sabor amargo hasta te agrada.

Pues igual ocurre con todo: cuando pasas del Colacao/Nesquick (llenos de azúcar) al cacao puro, cuando empiezas a meter las verduras en tu dieta, cuando cambias las galletas por la fruta ves que algunas frutas están más dulces de lo que podías haberte imaginado…

Es así. Esto, aunque parezca mentira, ocurre. Y te lo puedo contar con total seguridad porque a mí me ocurrió cuando cambié mi alimentación, y toda la gente que aprende a comer sano me lo cuenta cuando llevamos un tiempo de tratamiento. De hecho, cuando llevas un tiempo y decides tomar una galleta, un helado de los que tanto te gustaban…tienes que dejarlos a medio porque te resultan extremadamente dulces.

¿Y por qué es tan importante que sepas esto?

Pues para empezar porque tienes que ser consciente de que esta es una de las estrategias de la industria alimentaria para que te gusten sus productos y cada vez los consumas más. Añadir una serie de ingredientes que hacen sus productos hiperpalatables (con mucho sabor, una textura perfecta, el olor…) y que terminen generándote una especie de ¿adicción? Sí, permíteme que lo llame adicción, porque creo que realmente lo es.

Y el mayor problema de esta adicción a esos productos no es que nos estén engañando para que los consumamos, que ya es un problema grave. El mayor problema es que esta hiperpalatabilidad es una de las cosas que hacen que comamos más cantidad de alimentos, que además no son alimentos precisamente bajos en calorías…Y esta ingesta excesiva y búsqueda de estos alimentos es una de las causas de obesidad y sobrepeso a nivel mundial.

Se ha comprobado que cuantos más sabores tiene una comida más se come, porque no llegamos a cansarnos de esa comida. Esto la industria lo sabe y lo aprovecha en su beneficio.

Por eso debemos tener mucho cuidado con este tipo de alimentos e irlos eliminando progresivamente de nuestra dieta. Recuerda que los dietistas-nutricionistas podemos ayudarte en este proceso.

¿Y a ti? ¿A qué te sabe la fruta? Cuéntame si crees que esto te ocurre o si ya lo has superado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: