gases
Consejos para eliminar los gases. Entrevista 20 minutos
19 septiembre, 2018
Síndrome de ovario poliquístico II
Síndrome de ovario poliquístico ¿Cómo influye la alimentación? (II)
24 octubre, 2018
Volver al blog

Síndrome de ovario poliquístico ¿Cómo influye la alimentación?

síndrome de ovario poliquístico

Ya llevaba tiempo sin poder escribir. Pero hoy vuelvo con un tema que muchas mujeres me habéis pedido y del que llevo tiempo queriendo escribir. Hoy os hablo del síndrome de ovario poliquístico (SOP), qué es, qué relación tiene con la alimentación y qué podemos hacer quienes lo padecemos.

Empecemos por el principio.

¿Qué es el Síndrome de ovario poliquístico?

Es muy probable (al menos a mi me pasó así, aunque hace unos cuantos años y puede que ya vaya mejorando la información y por supuesto no todos los profesionales están igual de actualizados) que si lo padeces hayas ido al ginecólogo porque tenías la menstruación muy irregular, te hayan hecho algunas pruebas y te hayan dicho: “Padeces síndrome de ovario poliquístico. Esto es que tienes pequeños quistes en los ovarios que impiden que trabaje. Tienes que tomar anticonceptivos orales para regular tu menstruación y que te venga todos los meses”. Y te hayas ido a casa, estés tomando todos los meses las pastillas y no te hayan dicho siquiera si tienes que volver para irte haciendo seguimiento, hasta cuando tienes que tomar las pastillas… ¿Te ha pasado? A mi me pasó, y mi madre y yo nos fuimos a casa con más dudas de lo que habíamos llegado.

Pues bien, El SOP para entendernos es un desorden hormonal producido porque los ovarios no están funcionando como deberían. Es decir, nuestros ovarios no es que tengan unos quistes, sino que un problema hormonal y metabólico les está impidiendo hacer bien su trabajo. Para diagnosticarlo como tal, se deben cumplir al menos dos de las siguientes características:

En ecografía ver ovario poliquístico. Se ven como si estuvieran llenos de bultitos, pero no son tal. Son los folículos del ovario, pero que no se han desarrollado del todo y por tanto están más pequeñitos.

Hiperandrogenismo. Es decir, presencia elevada de andrógenos, hormona que está en mayor cantidad en los hombres. Esto hace que puedan aparecer ciertas características, como acné, hirsutismo (presencia de vello en zonas más típicas de los hombres, como cara, ombligo…), alopecia, retraso en la menstruación, y también aumento de probabilidad de algunas enfermedades por el desorden metabólico que provoca, como obesidad y diabetes tipo 2. También puede que aparezcan los andrógenos elevados en una analítica de sangre pero no se den estos síntomas.

Meses en los que no se produzca ovulación, y que por tanto no venga la menstruación. Esto hace también que en mujeres con SOP en algunas ocasiones sea más difícil quedarse embarazadas.

Otros síntomas que podemos encontrar además de los anteriores son piel seca, dermatitis, cabello fino y quebradizo, falta de saciedad o somnolencia tras las comidas (estos dos últimos característicos de la resistencia a la insulina, que veremos qué papel juega a continuación).

¿Qué tiene que ver el SOP con la alimentación?

Hasta aquí todo parece indicar que es un problema ginecológico y que nada tiene que ver la alimentación. Sin embargo, como te comentaba al principio, hay un problema metabólico detrás de todo esto que parece tener más importancia de la que se le da.

Generalmente (aunque no siempre tiene que ser así) las mujeres con SOP padecemos sobrepeso u obesidad, lo cual nos dicen que es causa de este trastorno. Sin embargo, se ha visto que este sobrepeso/obesidad está ligado a que detrás hay una resistencia a la insulina, que hasta hace poco se creía que era consecuencia del SOP, pero que sin embargo actualmente se está empezando a plantear si esta no es la causa en lugar de la consecuencia. ¿Por qué? Pues dentro de los papeles de la insulina en el organismo, además de regular los niveles de glucosa como todos conocemos, también estimula la producción de andrógenos en el ovario. Entonces, si por alguna razón (después veremos cuales) tenemos resistencia a la insulina, esta estará en mayor cantidad. Por lo que, entre otras consecuencias, aumentará la producción de andrógenos y con ello esta alteración en la función de los ovarios.

Además no debemos olvidar que aparte del síndrome de ovario poliquístico, la resistencia a la insulina aumenta la probabilidad de padecer diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, obesidad, etc.

¿La solución son los anticonceptivos orales?

Como te comentaba, lo habitual es que en ginecología manden pastillas anticonceptivas y listo. Tú te quedas contenta, porque la menstruación te viene todos los meses y empiezas a tener menos problemas con el vello, el acné… Sin embargo, las pastillas anticonceptivas sólo son un parche que no ayudan a que el ovario funcione, sino que te preoporcionan las hormonas que tendría que estar produciendo el ovario.

Te habrás dado cuenta si como yo has intentado dejarlas sin más. El problema seguía ahí, las menstruaciones vuelven a no venir y todos los demás problemas.

Asi que no. Las pastillas anticonceptivas, lejos de ser la solución pueden incluso agravarlo más, ya que pueden agravar la resistencia a la insulina, que como hemos dicho está detrás de todo este problema.

Por hoy lo dejamos aquí, ya que es un tema complejo y aunque estoy intentando resumirte mucho, dejando muchas cosas por ver, sigue siendo bastante complejo. La próxima semana te hablaré de qué podemos hacer para mejorar el SOP

¡Hasta la semana que viene!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: